La Décima Esfera

La hora de la cosecha
Sesión 3

La cábala recibe el encargo de acudir a visitar a una familia de Verbena que son amigos de la capilla del Gran Manantial, los Crombey. Esto es debido a que se cree que los Crombey han desarrollado la habilidad para cultivar alimentos con reservas de Quintaesencia, y esto podría ayudar a conseguir una fuente sostenible de esa energía que permitiera la creación de Nodos para reemplazar a los perdidos.

El grupo, conscientes de que el Nodo del Gran Manantial ya no existe debido a todo el poderoso esfuerzo que hubo que hacer para dárselo a Cob, decidió ayudar y ponerse en camino. El viaje a Kansas fue cómodo, y pronto llegaron a la asombrosa capilla familiar de los Crombey y sus extensos campos de cultivo.

No tardaron en conocer a la familia Crombey. Granjeros en todos los sentidos posibles, de aspecto y mentalidad absurdamente tradicional, no cayeron en demasiada gracia a la cábala, especialmente la dominancia que ejercía Jason Crombey, patriarca de la familia, sobre su mujer Alison.

Pero no estaban allí para hacer amigos, sino para hablar de negocios, así que pronto pidieron que les mostraran el lugar. Los cultivos, efectivamente, descubrieron que estaban afectados por la Quintaesencia, y no tardaron en encontrar el centro de todo esto, el Axis Mundi de la capilla, un árbol que servía de Nodo de gran poder que alimentaba la tierra y que la había convertido en un lugar tremendamente fértil.

Postergando los negocios hasta la noche, el grupo decidió separarse y pasar la tarde. Cada uno de ellos averiguó algún detalle diferente sobre la familia o trataron de ganarse su confianza, pero lo más importante sucedió durante las cervezas entre Jason Crombey y Lito Rodríguez, con la llegada de un nuevo visitante, Samuel Haight, quien no tardó en demandar el Derecho de Hospitalidad.

Durante la cena, Haight se mostró como un huésped encantador. Su interés allí era académico: quería aprender de los Verbena sobre su magia, y estaba dispuesto a lo que fuera por recibir toda la formación que ellos le quisieran ofrecer. Esto no llegó como una sorpresa a los Crombey, quienes, sin embargo, decidieron pedir tiempo para pensárselo y tener la cena en paz.

Toda la escena despertó la desconfianza natural de Lito. Samuel era todo un caballero, y tenía capacidad para ser el centro de atención. Incluso, se puede decir, sacudió las pasiones de Diana, quien trató de seducirlo mientras él la seducía a ella. Con esa nueva sensación, Lito decidió tratar de escrutar en el pasado de Samuel Haight, y lo que vio no le gustó demasiado.

Revelando cómo Haight era en realidad un Hombre Lobo que había conseguido sus poderes Despertados mediante asesinatos rituales, las negociaciones se volvieron más complicadas. Conseguir esto dio a la familia Crombey una ventaja táctica, y ciertos descuentos que se ofrecieron a la cábala por su apoyo.

Haight, sin embargo, estaba preparado para el rechazo. Durante las últimas semanas, había estado acudiendo a la Umbra para poner a Robert Crombey, uno de los hijos de la familia, en contra de los demás, y había acudido trayendo el rastro de varios enemigos suyos que causarían problemas ante los Crombey debido a la aceptación del Derecho de Hospitalidad.

Jason salió a encarar y a parlamentar con estos Hombres Lobo, seguido de su hijo y de Velvet y Diana. Una vez allí, no hubo tiempo de mucho más, pues Robert traicionó a su padre y le atravesó el corazón con una daga envenenada. Sólo la rápida intervención de Rika consiguió salvar su vida y prolongarla el tiempo suficiente para contrarrestar con la magia del resto de los Crombey los efectos del veneno.

La otra mitad de la cábala, efectivamente, llegaron a tiempo de ver esto dado que trataron, sin éxito, de atentar contra Samuel Haight. El Despellejador, como averiguarían después que se hacía llamar, usó su conexión natural con la Umbra para huir de allí y desvanecerse rumbo al que había sido siempre su objetivo.

Con un combate desatado en la Umbra, en el que Diana dedicó todos sus esfuerzos a evitar innecesarios derramamientos de sangre, sólo Lito y Velvet quedaron para perseguir a Samuel, aunque sus esfuerzos se quedaron cortos y llegaron tarde. Samuel había llegado al Axis Mundi y había arrancado su corazón, junto con el de Robert, quien ahora moría poco a poco.

Haber ayudado a la familia Crombey proporcionó a la cábala ciertas ventajas: rebajar, y la ayuda personal de Jason Crombey, así como una Deuda de Sangre. Sin embargo, todos terminaron rabiosos hacia Samuel Haight, a quien decidieron enviar un mensaje telepático entre todos para hacerle saber que, desde ese momento, iban a por él.

Se había convertido en el primer gran enemigo de los Custos in Vacuam, y no pensaban olvidarlo tan fácilmente.

View
El Telar del Destino (II)
Sesión 2

RESUMEN:

  • La cábala descubre más sobre Norma. Su padre murió hace un par de años de cáncer, y, al ir a hablar con su madre, descubren que ha sido sustituida apresuradamente por un clon de la Tecnocracia, al que destruyen.
  • También averiguan que el motivo por el que la Tecnocracia quería a Norma era porque un espíritu de la Umbra llamado Cob, encargado de evitar que ciertas fuerzas de la Umbra profunda destruyeran la zona, estaba muriendo, y necesitaban alguien con un Avatar tan poderoso para reemplazarla.
  • La cábala consigue trazar una alianza con la Tecnocracia y visitar Doissetep y asistir a una reunión del Concilio del Horizonte, donde deciden un plan alternativo para drenar varios Nodos permanentemente a cambio del poder necesario para dar vida a Cob durante al menos un par de siglos más, salvando la vida de Norma en el proceso.

 

EL TELAR DEL DESTINO (II)

Tras la apresurada huida del Caesar’s Palace, la cábala decide irse a descansar cada uno a su casa, Lito encargándose de que Norma durmiera en su casa. A pesar de que no consiguen un gran descanso, sí duermen lo suficiente para poder encontrarse con más ánimos a la mañana siguiente, enfocando un nuevo día de investigación.

Norma, por un lado, pide a Lito que la lleve al cementerio, porque desea ir a rendir homenaje a su padre en el día de Todos los Santos. Su padre falleció dos años antes de un cáncer, y Norma lo recuerda con mucho cariño.

Mientras Lito lleva a Norma a esta tarea, el resto del grupo se encuentra en la casa de la madre de Norma para interrogarla. Sin embargo, pronto no tardan en descubrir que le sucede algo extraño a la mujer. A pesar de contestar a sus preguntas, siempre se muestra vaga con las respuestas, y parece dudar y encontrarse incómoda en su propia casa.

Investigando el apartamento y tras varios hechizos que tratan de examinarla de varias maneras, el grupo termina por descubrir que la supuesta madre de Norma no es más que una impostora de la Tecnocracia (un clon Progenitor, aunque eso todavía no serán capaces de entenderlo), y encuentran el cadáver de la verdadera madre de Norma en el desván de la casa.

Al sentir las dudas, el clon decide atacarles. Empieza por Velvet, quien estaba sola con ella entreteniéndola, y demuestra una fuerza arrolladora al levantarla a pulso con una sola mano y casi destrozar la pared de un puñetazo. Asustada, Velvet decide escapar a la Umbra, a pesar de que se trate de un efecto de magia tremendamente vulgar, y tratar de huir de allí.

Después de eso, el clon se encamina a por Rika y Diana, ambas escaleras arriba y sin escapatoria posible. Esto obliga a ambas Despertadas a recurrir a su magia, y mientras la primera trata sin mucho éxito de utilizar descargas de magia mental para freírle el cerebro, la otra consigue congelarla con una ventisca de escarcha, y destruirla posteriormente con una bola de fuego cargada de energía cardinal.

Esto, por supuesto, no quedó sin su castigo, y la Paradoja se cobró un alto precio en ambas mujeres, cayendo como un tifón sobre ambas y volviéndolas irritables y con tendencias al frío y a la congelación, respectivamente.

Con el clon destruido, el grupo decide volver a La Pirámide Negra para informar de su hallazgo. Sin embargo, demostrando no demasiado tacto, revelan a Norma la muerte de su madre, y ésta no tarda en entrar en shock y quedar completamente sorprendida por la revelación, sin poder reaccionar apropiadamente.

Aprovechando el shock, Lito se hizo con el móvil de Norma y llamó con él al Padre Reynolds. Mediante una treta, le hizo saber que estaba dispuesto a intercambiar a Norma por una gran cantidad de dinero, y quedaron en el Hospital Sunrise de Las Vegas. Gracias a los trucos que hicieron él y Velvet en el pasado, fueron capaces de preparar una habitación con los trucos de espejos y preparaciones que querían para estar en condiciones óptimas.

Con la llegada del Padre Reynolds, consiguieron interrogarle para sacarle información relevante sobre Norma antes del trato. Así, averiguaron que el motivo por el que la Tecnocracia buscaba a Norma era porque tenía un poderoso Avatar, y porque la querían usar de reemplazo para construir un nuevo Cob, un nombre que la cábala no comprendió de primeras.

Tras realizar un truco tirándole encima varios extintores al Padre Reynolds y saliendo de allí con el dinero (un dinero que luego se demostró falso, convirtiéndose en piedras transmutadas inmediatamente después), el grupo se juntó de nuevo en La Pirámide Negra y decidieron comentar el plan a Malcolm mientras buscaban información sobre la tal Cob y los poderes del Avatar en la biblioteca de la capilla.

Así, consiguieron entre todos descubrir que Cob era una criatura de la Umbra que se remontaba a tiempos del pasado. Cob fue creado de la nada por los Anasazi, una comunidad precolombina con un gran índice de convertidos y que se dice que consiguieron encontrar una manera de hallar la Ascensión colectivamente. Los Anasazi estaban enfrentados a varias criaturas de la Umbra profunda, y descubrieron que la zona en la que vivían era sensible a estas batallas. Cob fue creada a imitación de la Tejedora para mantener toda la estabilidad de la zona e impedir que las fuerzas de la Umbra traspasaran a la realidad.

El problema de Cob era que los Anasazi habían desaparecido siglos en el pasado, y la araña no contaba con energía suficiente para continuar reponiéndose. Así que, finalmente, estaba comenzando a morir. La gran telaraña que habían visto la noche anterior en la Umbra pertenecía a Cob, y estaba endeble debido a que Cob no podía terminar el trabajo.

Con este nuevo conocimiento, la cábala simpatizó con Norma. Aunque la idea de permitir que la Tecnocracia (o las Tradiciones) la convirtieran en una sustituta para salvar la zona se les pasó por la cabeza, pronto la descartaron en busca de otros planes. Rápidamente, ampliaron su búsqueda dentro de la biblioteca a más áreas de interés.

Descubrieron, así, la historia del Gran Traidor Heylel Teomim, un mago de los Solificati que consiguió experimentar con la esencia de los Avatares. Aunque no consiguieron saber por qué, esa idea llenó de emoción a Lito, quien pensó inmediatamente en sacrificar parte de su Avatar junto al de Norma para que ninguno de los dos tuviera que sacrificarse, llegado el caso. Afortunadamente, quedan algunos magos todavía vivos de esa época, en nuestros días. El más prominente es el Oráculo Porthos Fitz-Empress, de la Orden de Hermes.

Además, deciden hacer una excursión ellos mismos hasta el punto en el que se encuentra Cob, para hablar con él. El coche que consiguen introducir en la Umbra les permite avanzar hasta el encuentro con la Tejedora, en un viaje que se hace extraño, por pasajes conocidos y a la vez extraños para ellos, distorsionados por su visión en la Umbra. Todo el camino pasó con Lito tratando de comprender mejor a Norma, mientras el resto se planteaba qué hacer una vez llegados ante la araña.

Cob era, literalmente  un aspecto de la Tejedora. Cuando llegaron hasta ella, la vieron trabajando difícilmente para restaurar el telar y el patrón. Varios aspectos de sí mismo, presentes en forma de pequeñas arañas, auxiliaban sin mucho éxito la tarea, aunque los terremotos eran frecuentes, y en más de una ocasión Cob perdió el pie y la posibilidad de seguir trabajando.

El interrogatorio no fue tan agresivo como cabe esperar de una criatura primordial. Cob les dijo que otros habían ido ya a visitarle, y que la Tecnocracia había llegado a la conclusión de que su muerte era inevitable. Mediante la información que proporcionó Cob, el grupo se dio cuenta de que el líder de la Tecnocracia en la zona era el doctor Ken Himitsu, del Hospital Sunrise, asociado del padre de Diana.

Con esta nueva información, el grupo decide plantear varios planes. Por un lado, la cábala fuerza una reunión con el Doctor Ken Himitsu, director del Hospital Sunrise y prominente tecnócrata de la zona, proponiendo una idea que habían tenido. Por el otro, deciden solicitar a Malcolm Henry, líder de La Pirámide Negra, que pida una reunión con Porthos.

El encuentro con Himitsu es relativamente cómodo para la cábala. Sorprendentemente, Himitsu parece asegurar que para la Tecnocracia la preservación de vidas es importante, y no creen que los magos de las Tradiciones estén dispuestos a una sincera negociación para preservar a Norma. La Tecnocracia quería salvar a Cob, y estaba en su interés que se hiciera de la mejor manera posible.

Ambos grupos se dan cuenta de que la vida de Norma podría prolongarse mediante la entrega de una cantidad suficiente de Quintaesencia, lo que implicaría que algunos de los Nodos tendrían que ser drenados completamente. No sería una solución permanente, tan solo temporal, pero duraría lo suficiente como para que ellos no estuvieran vivos cuando todo aquello terminara.

Con eso en mente y renovadas esperanzas de conseguir salvar sus vidas, el grupo decidió volver con Malcolm, quien les esperaba con una segunda sorpresa. Edward Gilmore, un enviado de Doissetep, había acudido para guiarles a la capilla de Fuerzas y a una reunión con el maestro Porthos.

El hombre, mostrándose educado y perfecto en su trato, abrió una puerta y la conectó con el Reino Fragmentario de Fuerzas, con la Capilla de Doissetep, y pronto la cábala tuvo ante sí la visión más espectacular de sus vidas: la de Cal Ladem, las Tierras del Trueno y el Crepúsculo. Doissetep se alzaba sola, con sus torres ciclópeas, sus negros y ominosos muros y una mampostería erizada de gárgolas que exudaban poder, tanto como el propio reino a su alrededor.

En el patio del castillo, el propio maestro Porthos les esperaba. Pronto, les hizo pasar a su despacho, en una de las torres principales de la fortaleza, donde les pidió que expusieran el caso. La vehemencia con la que habló la cábala de defender la vida de Norma pareció conmover al viejo archimago (o al menos, esa impresión dio), quien no tardó en asentir ante la gravedad del asunto y prometer que juntaría al Concilio de las Nueve Tradiciones para comentar las posibilidades.

Ahorrando gran parte de la burocracia, Edward Gilmore les guió hasta la fortaleza de Horizonte, en el límite de la Umbra conocida. Allí está la más importante fortaleza de las Tradiciones, aunque no pudieron disfrutarla. Pronto, fueron llevados ante el Concilio y sus diez asientos, uno de los cuales estaba vacío.

El Concilio se reunió para deliberar, y acordaron acceder al trato con la Tecnocracia para sorpresa de todos, que esperaban que encontrarían más sencillo sacrificar la vida de Norma. Determinan que el Nodo del Gran Manantial será drenado completamente, así como lo que la Tecnocracia decida aportar al acuerdo, en cantidades proporcionales.

La otra parte de su decisión también fue categórica: Norma Weaver pasaría a formarse en Dossetep, bajo el control directo de Porthos, durante al menos tres años.

Una semana después, ambos grupos se reunieron en un punto del desierto de Nevada, cerca de la Base de las Fuerzas Aéreas Nellis, donde un miembro de la extinta capilla del Gran Manantial, Joe Escucha-al-viento se reunió con el doctor Himitsu con la cantidad de Tass acordada. Ambos se internaron juntos en la Umbra, y condujeron el ritual para aumentar la vida de Cob.

El aspecto de la Tejedora seguiría viviendo, al menos durante un par de siglos. Suficiente para que el peligro inminente cesara. Y en la zona no volvieron a sentirse los terremotos.

View
El Telar del Destino (I)
Sesión 1

RESUMEN:

  •  Las Vegas comienza a sufrir varios terremotos. Los jugadores descubren que estos terremotos tienen su origen en unas enormes telas de araña que lo unen todo en la Umbra y que se están debilitando. 
  • Los personajes conocen a Norma Weaver, una Huérfana recién despertada a la que está buscando la Tecnocracia, quienes llevan meses vigilándola, para usarla como "reemplazo" de algo, y consiguen ponerla a salvo. 

  

EL SUEÑO…

No era la primera vez que soñabas con eso. Ahí estaba el gigante, alzándose como siempre, recortado contra la nada abismal en la que  te encontrabas. Era enorme, una figura estática, a la que no se podían identificar rasgos. ¿El gigante era hombre o mujer? ¿Era humano siquiera, detrás de todo el manto de sombras que le envolvía? Lo único que sabías era que tenía dos enormes ojos rojos, que brillaban como estrellas, que parecían atravesarte cuando te miraban.

El sueño era recurrente. Lo tenías de vez en cuando, y sabías que no eras el único del grupo en hacerlo. Pero de algún modo, nunca te había parecido importante. Alguna consecuencia del Despertar, imaginaste. Alguna visión secundaria. Tus compañeros también la tenían, al fin y al cabo. Y el gigante siempre se quedaba ahí, estático, mirándote.

Hasta hoy. Hoy, el gigante ha comenzado a moverse hacia ti. Aún le queda un largo camino por recorrer… pero ya ha comenzado…

 

EL TELAR DEL DESTINO (I)

Es la noche del 31 de octubre del año 2016, y Las Vegas se llena de grandes fiestas y celebraciones de Halloween. La cábala de los personajes está terminando su trabajo en un casino, envuelta en una de ellas en la ciudad, cuando un pequeño temblor sacude la ciudad de Las Vegas. A algunos les afecta más, como al pobre de Lito y su frustrado espectáculo, mientras que otros como Velvet consiguen terminar sus respectivos shows con la elegancia que siempre les caracteriza. Sin embargo, no es nada grave, y pronto deciden hacer a un lado el temblor para irse a la siguiente fiesta de la noche.

La conducción por las calles de Las Vegas es cómoda: grandes avenidas, tremendamente amplias, que sólo se vuelve ligeramente peligrosa a la llegada a intersecciones y cruces demasiado grandes. Precisamente estaban en uno de estos cuando se desató un segundo temblor, y un accidente de tráfico los golpeó, frustrando sus deseos de fiesta para el resto de la noche. Varios vehículos colisionaron violentamente, los unos con los otros, y aunque Diana y Velvet tuvieron un par de moratones, afortunadamente estaban lejos del epicentro.

Sin embargo, aquello tenía algo de raro. El temblor podría haber provocado el accidente, pero tampoco era tremendamente probable. Lito y Velvet habían descubierto a una joven asustada que emanaba grandes dosis de resonancia, y el primero se puso rápidamente en persecución de la muchacha, tratando de sortear un montón de obstáculos que no dejaban de salirle al paso, de nuevo de manera altamente improbable.

Frustrado al no conseguir darle alcance, Lito se juntó de nuevo con sus compañeros, que estaban recomponiéndose del accidente (Rika incluso se encontraba ayudando a algunos de los heridos gracias a su dominio sobre la Vida) para informar de lo que había visto. Deduciendo que aquello era una proeza mágica, los personajes decidieron ir a buscar a la joven para ponerla a buen recaudo, y gracias al control de Lito sobre la Correspondencia y de Rika sobre el Cardinal, ambos consiguieron rastrearla hasta una iglesia en el Southwest Las Vegas.

Dentro de la iglesia, que tenía las velas dispuestas en extraños patrones, los conocimientos de Cardinal del grupo les sirvieron para descubrir a dos magos en el confesionario. Uno de ellos era la joven a la que buscaban, y pronto, cuando salió del mismo, la cábala se dividió para interrogarla mientras entretenían al confesor. Sin embargo, cuando Diana espió una llamada telefónica de éste en la que se hablaba de usar a la joven como un “reemplazo” y que ya estaba lista y la tenía preparada, decidieron poner otro plan en acción y sacarla de allí antes de que llegaran lo que ellos imaginaban que sería un destacamento de la Tecnocracia.

Gracias a las dotes de farsante de Lito y el control sobre la Materia de Diana, consiguieron mantener al párroco, el Padre Reynolds, encerrado el tiempo suficiente como para que Rika y Velvet pudieran convencer a la joven, que averiguaron que se llamaba Norma Weaver, de que lo mejor era salir de allí e ir con ellas rumbo a un lugar seguro, porque había riesgo de que se repitiera el terremoto.

La manera que tuvo Norma de reaccionar y su vehemencia defensa del Padre Reynolds ayudó a que el grupo terminara de entender que Norma se trataba de una recién Despertada, una Huérfana que todavía no había sido recibida por ninguna Tradición, y las palabras del sacerdote dieron a entender que era posible que alguien así cayera en manos de la Tecnocracia, lo cual era tremendamente peligroso.

La llevaron a La Pirámide Negra, y, tras conseguir que se relajara y aceptara por fin que había algo sobrenatural en ella (lo que Norma aseguraba que era una maldición divina), y que Rachel Adams les solicitara que se encargaran de ayudarla y de todo lo relacionado con la joven, consiguieron engañarla para que tendiera una trampa al Padre Reynolds y a la Tecnocracia, organizando una reunión en el Caesar’s Palace a la que acudieron Diana, Rika y Velvet, mientras Lito se quedaba con Norma.

Rika y Velvet decidieron ocultarse entre la multitud mientras Diana se quedaba en la barra, como cebo. Sin embargo, ninguna de ellas fue capaz de advertir, a pesar de lo alertas que estaban, la llegada de un Hombre de Negro de la Tecnocracia, que encañonó rápidamente a Diana de manera disimulada y puso la situación a su favor.

Al ver la situación, y descubrir Lito mediante el uso de Correspondencia y Tiempo que una batalla sería un peligro para el grupo, Velvet decidió atravesar la Celosía hacia la Umbra con su dominio de la Teluria, y llevarse con ella a Rika. Una vez allí, rompieron el Consenso arrancando a Diana del mundo terrenal y guiándola a la Umbra.

El desconcierto asaltó al Hombre de Negro, que pronto se reunió con varios compañeros y comenzaron a discutir el asunto mientras el trío de brujas examinaba la Penumbra. No tardaron en descubrir que, en la Umbra, toda la zona de Californa y Nevada se mantenía unida como una gran red de telarañas. Sin embargo, los hilos de seda espiritual que lo mantenían todo cohesionado parecían estar más débiles y frágiles de lo normal, y una perturbación en los mismos provocó un nuevo temblor en la ciudad, insinuando un posible origen de los terremotos de aquella noche.

Aprovechando el temblor, las Despertadas decidieron contraatacar. Diana utilizó su dominio sobre las Fuerzas y la Materia para precipitar una lámpara de araña sobre los Hombres de Negro y causar algo de caos, gracias al apoyo que otorgó Velvet para actuar desde la Penumbra hacia el mundo de la piel. Esto causó una fuerte conmoción. Cuando estaban planteándose escapar, sin embargo, aglo impidió que continuaran con cualquier tipo de plan.

Empezaron a percibirlo como un temblor, y pronto descubrieron lo que era. Una banda de seis motoristas, vestidos con ropas de cuero y cabello largo y graso, que estaba aprovechando el pequeño portal creado por Velvet para tratar de cruzar al otro lado. Temiendo que eso fuera peligroso, Velvet cerró el portal justo antes de que los motoristas lo atravesaran entre gritos de júbilo, y, tras dejarlos vagando por la Umbra y sorprendidos, las tres muchachas salieron de la Umbra rápidamente creando un nuevo portal para huir de los nuevos conocidos.

Aprovechando el caos que habían causado previamente con la caída de la lámpara, el trío salió del casino a la carrera sin ser detectadas de nuevo por los Hombres de Negro, aunque la Paradoja decidió cobrarse su peaje descargándose sobre Velvet, quien sufriría sueños vívidos y le costaría descansar debido a escuchar continuamente a los motoristas atrapados en la Umbra, y el rumor de las motos a su alrededor.

Con nuevos descubrimientos, algunas preguntas y más bien pocas respuestas, el trío volvió a reunirse con Lito a La Pirámide Negra, desde donde tendrían que prepararse para decidir cómo continuar con el asunto de Norma.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.