La Décima Esfera

El Telar del Destino (II)

Sesión 2

RESUMEN:

  • La cábala descubre más sobre Norma. Su padre murió hace un par de años de cáncer, y, al ir a hablar con su madre, descubren que ha sido sustituida apresuradamente por un clon de la Tecnocracia, al que destruyen.
  • También averiguan que el motivo por el que la Tecnocracia quería a Norma era porque un espíritu de la Umbra llamado Cob, encargado de evitar que ciertas fuerzas de la Umbra profunda destruyeran la zona, estaba muriendo, y necesitaban alguien con un Avatar tan poderoso para reemplazarla.
  • La cábala consigue trazar una alianza con la Tecnocracia y visitar Doissetep y asistir a una reunión del Concilio del Horizonte, donde deciden un plan alternativo para drenar varios Nodos permanentemente a cambio del poder necesario para dar vida a Cob durante al menos un par de siglos más, salvando la vida de Norma en el proceso.

 

EL TELAR DEL DESTINO (II)

Tras la apresurada huida del Caesar’s Palace, la cábala decide irse a descansar cada uno a su casa, Lito encargándose de que Norma durmiera en su casa. A pesar de que no consiguen un gran descanso, sí duermen lo suficiente para poder encontrarse con más ánimos a la mañana siguiente, enfocando un nuevo día de investigación.

Norma, por un lado, pide a Lito que la lleve al cementerio, porque desea ir a rendir homenaje a su padre en el día de Todos los Santos. Su padre falleció dos años antes de un cáncer, y Norma lo recuerda con mucho cariño.

Mientras Lito lleva a Norma a esta tarea, el resto del grupo se encuentra en la casa de la madre de Norma para interrogarla. Sin embargo, pronto no tardan en descubrir que le sucede algo extraño a la mujer. A pesar de contestar a sus preguntas, siempre se muestra vaga con las respuestas, y parece dudar y encontrarse incómoda en su propia casa.

Investigando el apartamento y tras varios hechizos que tratan de examinarla de varias maneras, el grupo termina por descubrir que la supuesta madre de Norma no es más que una impostora de la Tecnocracia (un clon Progenitor, aunque eso todavía no serán capaces de entenderlo), y encuentran el cadáver de la verdadera madre de Norma en el desván de la casa.

Al sentir las dudas, el clon decide atacarles. Empieza por Velvet, quien estaba sola con ella entreteniéndola, y demuestra una fuerza arrolladora al levantarla a pulso con una sola mano y casi destrozar la pared de un puñetazo. Asustada, Velvet decide escapar a la Umbra, a pesar de que se trate de un efecto de magia tremendamente vulgar, y tratar de huir de allí.

Después de eso, el clon se encamina a por Rika y Diana, ambas escaleras arriba y sin escapatoria posible. Esto obliga a ambas Despertadas a recurrir a su magia, y mientras la primera trata sin mucho éxito de utilizar descargas de magia mental para freírle el cerebro, la otra consigue congelarla con una ventisca de escarcha, y destruirla posteriormente con una bola de fuego cargada de energía cardinal.

Esto, por supuesto, no quedó sin su castigo, y la Paradoja se cobró un alto precio en ambas mujeres, cayendo como un tifón sobre ambas y volviéndolas irritables y con tendencias al frío y a la congelación, respectivamente.

Con el clon destruido, el grupo decide volver a La Pirámide Negra para informar de su hallazgo. Sin embargo, demostrando no demasiado tacto, revelan a Norma la muerte de su madre, y ésta no tarda en entrar en shock y quedar completamente sorprendida por la revelación, sin poder reaccionar apropiadamente.

Aprovechando el shock, Lito se hizo con el móvil de Norma y llamó con él al Padre Reynolds. Mediante una treta, le hizo saber que estaba dispuesto a intercambiar a Norma por una gran cantidad de dinero, y quedaron en el Hospital Sunrise de Las Vegas. Gracias a los trucos que hicieron él y Velvet en el pasado, fueron capaces de preparar una habitación con los trucos de espejos y preparaciones que querían para estar en condiciones óptimas.

Con la llegada del Padre Reynolds, consiguieron interrogarle para sacarle información relevante sobre Norma antes del trato. Así, averiguaron que el motivo por el que la Tecnocracia buscaba a Norma era porque tenía un poderoso Avatar, y porque la querían usar de reemplazo para construir un nuevo Cob, un nombre que la cábala no comprendió de primeras.

Tras realizar un truco tirándole encima varios extintores al Padre Reynolds y saliendo de allí con el dinero (un dinero que luego se demostró falso, convirtiéndose en piedras transmutadas inmediatamente después), el grupo se juntó de nuevo en La Pirámide Negra y decidieron comentar el plan a Malcolm mientras buscaban información sobre la tal Cob y los poderes del Avatar en la biblioteca de la capilla.

Así, consiguieron entre todos descubrir que Cob era una criatura de la Umbra que se remontaba a tiempos del pasado. Cob fue creado de la nada por los Anasazi, una comunidad precolombina con un gran índice de convertidos y que se dice que consiguieron encontrar una manera de hallar la Ascensión colectivamente. Los Anasazi estaban enfrentados a varias criaturas de la Umbra profunda, y descubrieron que la zona en la que vivían era sensible a estas batallas. Cob fue creada a imitación de la Tejedora para mantener toda la estabilidad de la zona e impedir que las fuerzas de la Umbra traspasaran a la realidad.

El problema de Cob era que los Anasazi habían desaparecido siglos en el pasado, y la araña no contaba con energía suficiente para continuar reponiéndose. Así que, finalmente, estaba comenzando a morir. La gran telaraña que habían visto la noche anterior en la Umbra pertenecía a Cob, y estaba endeble debido a que Cob no podía terminar el trabajo.

Con este nuevo conocimiento, la cábala simpatizó con Norma. Aunque la idea de permitir que la Tecnocracia (o las Tradiciones) la convirtieran en una sustituta para salvar la zona se les pasó por la cabeza, pronto la descartaron en busca de otros planes. Rápidamente, ampliaron su búsqueda dentro de la biblioteca a más áreas de interés.

Descubrieron, así, la historia del Gran Traidor Heylel Teomim, un mago de los Solificati que consiguió experimentar con la esencia de los Avatares. Aunque no consiguieron saber por qué, esa idea llenó de emoción a Lito, quien pensó inmediatamente en sacrificar parte de su Avatar junto al de Norma para que ninguno de los dos tuviera que sacrificarse, llegado el caso. Afortunadamente, quedan algunos magos todavía vivos de esa época, en nuestros días. El más prominente es el Oráculo Porthos Fitz-Empress, de la Orden de Hermes.

Además, deciden hacer una excursión ellos mismos hasta el punto en el que se encuentra Cob, para hablar con él. El coche que consiguen introducir en la Umbra les permite avanzar hasta el encuentro con la Tejedora, en un viaje que se hace extraño, por pasajes conocidos y a la vez extraños para ellos, distorsionados por su visión en la Umbra. Todo el camino pasó con Lito tratando de comprender mejor a Norma, mientras el resto se planteaba qué hacer una vez llegados ante la araña.

Cob era, literalmente  un aspecto de la Tejedora. Cuando llegaron hasta ella, la vieron trabajando difícilmente para restaurar el telar y el patrón. Varios aspectos de sí mismo, presentes en forma de pequeñas arañas, auxiliaban sin mucho éxito la tarea, aunque los terremotos eran frecuentes, y en más de una ocasión Cob perdió el pie y la posibilidad de seguir trabajando.

El interrogatorio no fue tan agresivo como cabe esperar de una criatura primordial. Cob les dijo que otros habían ido ya a visitarle, y que la Tecnocracia había llegado a la conclusión de que su muerte era inevitable. Mediante la información que proporcionó Cob, el grupo se dio cuenta de que el líder de la Tecnocracia en la zona era el doctor Ken Himitsu, del Hospital Sunrise, asociado del padre de Diana.

Con esta nueva información, el grupo decide plantear varios planes. Por un lado, la cábala fuerza una reunión con el Doctor Ken Himitsu, director del Hospital Sunrise y prominente tecnócrata de la zona, proponiendo una idea que habían tenido. Por el otro, deciden solicitar a Malcolm Henry, líder de La Pirámide Negra, que pida una reunión con Porthos.

El encuentro con Himitsu es relativamente cómodo para la cábala. Sorprendentemente, Himitsu parece asegurar que para la Tecnocracia la preservación de vidas es importante, y no creen que los magos de las Tradiciones estén dispuestos a una sincera negociación para preservar a Norma. La Tecnocracia quería salvar a Cob, y estaba en su interés que se hiciera de la mejor manera posible.

Ambos grupos se dan cuenta de que la vida de Norma podría prolongarse mediante la entrega de una cantidad suficiente de Quintaesencia, lo que implicaría que algunos de los Nodos tendrían que ser drenados completamente. No sería una solución permanente, tan solo temporal, pero duraría lo suficiente como para que ellos no estuvieran vivos cuando todo aquello terminara.

Con eso en mente y renovadas esperanzas de conseguir salvar sus vidas, el grupo decidió volver con Malcolm, quien les esperaba con una segunda sorpresa. Edward Gilmore, un enviado de Doissetep, había acudido para guiarles a la capilla de Fuerzas y a una reunión con el maestro Porthos.

El hombre, mostrándose educado y perfecto en su trato, abrió una puerta y la conectó con el Reino Fragmentario de Fuerzas, con la Capilla de Doissetep, y pronto la cábala tuvo ante sí la visión más espectacular de sus vidas: la de Cal Ladem, las Tierras del Trueno y el Crepúsculo. Doissetep se alzaba sola, con sus torres ciclópeas, sus negros y ominosos muros y una mampostería erizada de gárgolas que exudaban poder, tanto como el propio reino a su alrededor.

En el patio del castillo, el propio maestro Porthos les esperaba. Pronto, les hizo pasar a su despacho, en una de las torres principales de la fortaleza, donde les pidió que expusieran el caso. La vehemencia con la que habló la cábala de defender la vida de Norma pareció conmover al viejo archimago (o al menos, esa impresión dio), quien no tardó en asentir ante la gravedad del asunto y prometer que juntaría al Concilio de las Nueve Tradiciones para comentar las posibilidades.

Ahorrando gran parte de la burocracia, Edward Gilmore les guió hasta la fortaleza de Horizonte, en el límite de la Umbra conocida. Allí está la más importante fortaleza de las Tradiciones, aunque no pudieron disfrutarla. Pronto, fueron llevados ante el Concilio y sus diez asientos, uno de los cuales estaba vacío.

El Concilio se reunió para deliberar, y acordaron acceder al trato con la Tecnocracia para sorpresa de todos, que esperaban que encontrarían más sencillo sacrificar la vida de Norma. Determinan que el Nodo del Gran Manantial será drenado completamente, así como lo que la Tecnocracia decida aportar al acuerdo, en cantidades proporcionales.

La otra parte de su decisión también fue categórica: Norma Weaver pasaría a formarse en Dossetep, bajo el control directo de Porthos, durante al menos tres años.

Una semana después, ambos grupos se reunieron en un punto del desierto de Nevada, cerca de la Base de las Fuerzas Aéreas Nellis, donde un miembro de la extinta capilla del Gran Manantial, Joe Escucha-al-viento se reunió con el doctor Himitsu con la cantidad de Tass acordada. Ambos se internaron juntos en la Umbra, y condujeron el ritual para aumentar la vida de Cob.

El aspecto de la Tejedora seguiría viviendo, al menos durante un par de siglos. Suficiente para que el peligro inminente cesara. Y en la zona no volvieron a sentirse los terremotos.

Comments

Nikolatos

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.